A partir de ahora en nuestro reparto semanal de fruta para la oficina, incorporaremos el kiwi de nuestra “tierrina”, y es que este preciado fruto no tiene su punto idóneo de maduración hasta finales de noviembre, que es cuando alcanza la textura, el aroma y el grado brix de azúcar óptimo para su consumo, y que tendremos disponible ni más ni menos que  hasta julio.

Las plantaciones de kiwi en Asturias están en un entorno privilegiado, en la ribera del río Nalón y Narcea, con un microclima y un grado de acidez  del terreno perfecto para su cultivo. Estas características y el uso de técnicas tradicionales de producción, así como su cosecha tardía y maduración natural en el árbol, hacen que el kiwi asturiano tenga un delicioso sabor, muy dulce y aromático.

Entre sus propiedades y beneficios decir que es la fruta más completa gracias a los nutrientes de sus semillas. Aporta una gran dosis de fibra, por lo que es un buen regulador natural del tránsito intestinal. Es la fruta con mayor concentración de vitamina C y también rico en folato, magnesio, vitamina E, potasio y cobre, lo que es vital para el crecimiento infantil, fortalece los huesos, el desarrollo cerebral y el sistema inmunitario.

Es ideal para incluirlo en cualquier dieta sana y equilibrada, ya que medio kiwi proporciona aproximadamente 65Kcal, el 90% de su peso es agua.

Es muy versátil a la hora de comerlo, se puede introducir en nuestra dieta de manera fácil y sencilla, en sándwiches, ensaladas, puré de frutas en los postres, bebidas o disfrutarlo de forma natural.

A qué esperas para probarlo? Pídelo ya en tu cesta de fruta semanal!